Probamos el Wallmote Quad de AEOTEC

Cuando se hace necesario ejecutar escenas o interactuar con dispositivos Z-Wave sin necesidad de encender el móvil, bien por pereza o bien porque el usuario no disponga de acceso a la aplicación se hace indispensable un dispositivo que nos haga esa función. Existen muchos dispositivos pensados para esta finalidad a medio camino entre el mando a distancia y el dispositivo de pared como el Nodon Soft Remote o el Fibaro The Button. O incluso alguno más complejo como el Fibaro Swipe que con gestos frente a él y sin necesidad de tocarlo podrá ejecutar acciones que le hayamos programado.

Hoy vamos a analizar un dispositivo dentro de esta familia, el Wallmote Quad del fabricante AEOTEC.

Descripción

Aeotec Wallmote Quad es un dispositivo Z-Wave que incorpora una batería de litio recargable (640 mAh) por un cargador USB y que según datos del fabricante dura 3 meses haciendo un uso intensivo del dispositivo (150 presiones, 20 deslizamientos y 60 reports de wakeup por día). Sí es cierto que versiones anteriores de Firmware a la 1.7 no obtenían este rendimiento e incluso hemos encontrado algún problema debido a un alto consumo y que la batería se gastaba o no duraba lo suficiente. Desde el Firmware 1.7 estos problemas se han solucionado. La carga aunque depende del cargador suele ser menor a una hora.

 

 

Dispone de 4 botones táctiles de tal forma que simplemente con tocarlos, sin presionar, realizan su función. Además cada vez que hacemos una acción el dispositivo se ilumina en azul y vibra aunque estas dos opciónes se pueden desactivar por parámetros. Además podemos realizar acciones deslizando en cada una de las zonas de botón lo que está muy indicado para controlar dimmers por ejemplo.

Además tiene grupos de asociación Z-Wave por lo que podremos, además de ejecutar escenas en el controlador, asociar botones a dispositivos por lo que funcionaría incluso si no tuviésemos un controlador Z-Wave.

Respecto a la parte física destaca su calidad y acabado. Funciona muy bien el teclado táctil y no nos ha fallado ni una sola vez en las pruebas realizadas. La base se puede atornillar o pegar con la pegatina de gran calidad que viene incluida a cualquier superficie. Esta base incorpora unos imanes por lo que extraer el Wallmote es tan sencillo como aplicar una ligera presíon en el marco . La verdad es que es una forma muy sencilla de colocar cuatro botones casi en cualquier sitio.

Tiene un led RGB que se ilumina en azul cuando pulsamos un botón, en verde cuando termina de cargar, en amarillo cuando está cargando o cuando está bajo de batería. Además se usan otros colores para el test de cobertura Z-Wave.

Fibaro Home Center

Con los controladores Fibaro Home Center 2 y Fibaro Home Center Lite en general se comporta sin problemas. La única pega es que aparecen 5 dispositivos idénticos al que sale en la figura y que se comportan igual. Dado que no se puede interactuar con el dispositivo se pueden ocultar. Las acciones en los botones se reproducen al instante y distingue cuando pulsamos y cuando levantamos el dedo del botón. La pulsación la distingue de las acciones anteriores.

De tal forma que a la hora de programar escenas podremos hacerlo con distintas funciones para un mismo botón.

 

eedomus+

Al probarlo en eedomus+ no hemos apreciado ningún problema. La respuesta es muy rápida y al igual que en Fibaro podemos discriminar entre distintas acciones para programar escenas.

Vera Edge/Plus

Tanto en Vera Edge como en Vera Plus este dispositivo está completamente soportado y al igual que en Fibaro y eedomus+ diferencia entre eventos. Pero hay uno, el doble click, que no funciona dado que el dispositivo no lo soporta.

 

Conclusiones

El  Wallmote Quad del fabricante AEOTEC es una solución perfecta en aquel lugar donde nos es imposible conectar un cable y necesitamos un panel desde donde poder ejecutar escenas con el simple hecho de rozar un botón. Además, dado que no tendremos que cambiar baterías sino que con cargarlo una vez cada muuuucho tiempo es suficiente nos olvidaremos de quedarnos tirados porque no tenemos baterías de recambio. Si a eso le sumamos que debido a los imanes que lo sujetan al marco, podemos llevarnoslo donde queramos en cualquier momento, tenemos un interruptor de pared, con bastantes más funcionalidades.

 

 

 

Compártelo!